Recomenzar

Disipa a toda aquella gente que te envuelve cual desierto, despliega la caligrafía interior de tu alma y escribe reordenando tu propio firmamento, bajo el lamento de lo inconcluso y el designio de lo acabado. Mueve y recoloca la vida en tu espacio y deja de tejer historias con polvo viejo y arrugado. Vuelve ferviente tu conversación y lustrosa tu presencia, proyecta tu resplandor. Pero, sobre todo, no permitas que la vida zumbe a tus espaldas ni que la gente ensucie tu mirada.

De Dintel en Bisagra a Bisagra.

There are no comments on this post.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: